UNSGSA -UN Secretary-General’s Special Advocate for Inclusive Finance for Development

Barranquilla, Colombia

Video message to the 2018 Foromic conference

Expandiendo la inclusión financiera en América Latina y el Caribe a través de la tecnología

To read the speech in English, click here.

Presidente Duque, Señor Moreno, Alcalde Char, Excelencias, señoras y señores

Realmente es un gran placer acompañarlos en el lanzamiento de FOROMIC 2018. Si bien no lo hago personalmente, agradezco la posibilidad de poder hablarles de las inmensas oportunidades que ofrece fintech en toda América Latina y el Caribe.

Durante los últimos diez años, en mi calidad de asesora de las Naciones Unidas, he tenido el privilegio de ser testigo de cómo la inclusión financiera está cambiando la vida de las personas – desde Perú hasta Brasil, y desde México hasta la Argentina. Cuando se publicaron los datos de Global Findex este año, tuve la gran satisfacción de comprobar que cada vez más personas están accediendo a servicios financieros en la región, lo cual contribuye a que puedan invertir en su futuro y puedan protegerse de riesgos, evitando caer nuevamente en la pobreza.

Para darles una idea de cómo ha cambiado el panorama, desde el 2011, el porcentaje de adultos con inclusión financiera aumentó del 39% al 54%. Todos ustedes deben sentirse muy orgullosos de este importante avance.

Sin embargo, aún hoy, hay más de 200 millones de personas en Latinoamérica que quedan fuera del sistema financiero formal. En algunos países, incluso ha crecido la exclusión financiera

Es ahí justamente donde fintech puede constituir un verdadero factor de transformación. La innovación basada en la tecnología está creando nuevas soluciones a través de servicios diseñados según las necesidades y las realidades del cliente y mejorando así su calidad de vida.

Permítanme compartir un ejemplo con ustedes. El 2016, durante mi visita a México, conocí a dos jóvenes propietarios de un restaurant, Marahi y Alexis. Gracias a Clip, un nuevo emprendimiento de fintech que vende lectores de tarjetas de crédito que se comunica a través de teléfonos móviles, Marahi y Alexis cuentan hoy con una alternativa más fácil de usar, más barata y más rápida que los dispositivos de puntos de venta, o POS, que ofrecen los bancos. 

La empresa, una de las que más comerciantes captan en México, también ha contribuido a aumentar la inclusión financiera digital en el país. Hoy, alrededor del 95% de los comerciantes que usan este sistema, antes ni aceptaban tarjetas. Actualmente, con el dispositivo Clip que Marahi y Alexis compraron en la pequeña tienda del barrio, el 50% de sus operaciones se realizan con tarjeta. Ellos me comentaban: “si no aceptáramos el pago con tarjeta, estaríamos excluyendo a la mitad de nuestros huéspedes” – pero gracias a esto, ellos han tenido la oportunidad de hacer crecer su negocio. Esos datos también podrían darles acceso a más crédito, que los ayudaría a crecer su empresa aún más.

Para expandir las oportunidades que brindan este tipo de servicios fintech en la región, se requiere tanto la acción del sector privado como la del sector público

Para los responsables políticos aquí presentes, tengo dos mensajes.

Primero, hay mucho que aprender de las experiencias exitosas de algunos reguladores, que implementaron ya nuevos enfoques para impulsar la innovación y al mismo tiempo mitigar los riesgos. Estos incluyen sandboxes, oficinas dedicadas a la innovación y aceleradores de tecnología regulatoria.

Segundo, es importante contar con personal especializado en nuevas tecnologías, que sea capaz de incorporar la innovación dentro de las herramientas de supervisión existentes y diseñar nuevos enfoques regulatorios. Las instituciones de desarrollo, tales como el BID, tienen un papel importante a la hora de proveer soporte técnico y financiero en dicho proceso.

Y para el sector privado, también hay un rol importante. En primer lugar, ingresando en este mercado, que ofrece oportunidades de negocio. Y también estableciendo buenas prácticas y códigos de conducta que mitiguen los nuevos riesgos y faciliten oportunidades de fintech, para generar confianza entre los clientes y garantizar su seguridad.

La velocidad y la complejidad de la innovación basada en la tecnología hacen que sea muy difícil su regulación. Por eso hoy, más que nunca, es esencial que los reguladores colaboren con las empresas de fintech, a fin de encontrar soluciones adecuadas. Es crucial establecer un diálogo permanente entre las fintechs y los reguladores para poder garantizar un ámbito propicio para la innovación, protegiendo al mismo tiempo a los usuarios y la estabilidad del sistema. 

Finalmente, si queremos que fintech funcione para los clientes excluidos del sistema financiero formal o que aún no cuentan con suficientes servicios, necesitamos infraestructura y un conjunto de políticas que permitan el auge de la innovación. Para lograrlo, se requiere conectividad para todos los segmentos de la población, alfabetismo digital, sistemas de identificación biométrica y digital, protección de datos e interoperabilidad, así como un ámbito competitivo saludable. Por eso los aliento a todos a que trabajen en conjunto, creando así las condiciones propicias necesarias para que toda la región logre el acceso y el uso seguro a los servicios financieros que transformen la vida de sus habitantes.